info@taespr.org Thomas Alva Edison School Built in 1966
¿Problema de lectoescritura? | Taespr
logo

787-743-8352

787-743-8355

Street 34, Alturas de

Villa del Rey, Caguas, P.R. 00726-5279

Screenshot 2017-12-13 12.16.06

¿Problema de lectoescritura?

Por Dra. Elba S. Rosa Colón

Los seres humanos tenemos diversas maneras para comunicarnos. La comunicación se logra al utilizar un código lingüístico en el que hay diferentes vías de transmitirlo.

Los modos usados para la transmisión son hablar y escuchar, las señas, la lectura y la escritura. Podemos clasificar el lenguaje en receptivo y expresivo.

Escuchar y leer son modalidades pasivas del lenguaje, mientras que hablar y escribir son modalidades activas.

La lectura y la escritura son procesos complejos que no son claramente entendidos por muchos padres, educadores y hasta profesionales. El proceso de la lectura necesita mucho más que el reconocimiento del símbolo. Requiere la integración de ese símbolo o grafema con un fonema para poder darle significado. De igual forma, la lectura oral no es lo mismo que la capacidad de la comprensión lectora. El proceso de escritura requiere mucho más que el trazado de un grafema. Necesita la integración visual y motora de forma simultánea. Es en esta característica que diferenciamos una escritura automática de una que tenga un propósito comunicativo.

Diciembre 2016

¿Qué es un problema de lectoescritura?

El problema de lectoescritura o legastenia se de ne como “un trastorno específico o delimitado de la capacidad de una persona para leer y poder escribir”.

¿Qué características exhibe el menor?

Las capacidades de lectoescritura comienzan su formación estructurada en la edad preescolar. Es en esta etapa cuando podemos observar algunas de las siguientes características: dificultades para distinguir figuras, reproducir dibujos (los traza al revés), facilidad para perder cosas (o no recordar dónde las puso), seguir instrucciones sencillas, distinguir entre la derecha y la izquierda, no recordar lo que se le acaba de decir, dificultad para entender los conceptos del tiempo (hoy y mañana), desarrollo más lento de las destrezas motoras y problemas para pronunciar palabras. Es muy común que los niños que comienzan a hablar tarde pos-teriormente desarrollen dificultades en la lectoescritura.

Muchas de las características antes mencionadas las observamos en los diagnósticos formales del Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales (DSM-5).

Estrategias de ayuda para padres

En edad preescolar o escolar temprana (actividades iniciales) – Es importante señalar que en los niños se recomienda escribir con la mano antes de aprender a escribir utilizando el teclado en una computadora. Al usar la mecánica de la escritura se estimulan tres áreas en el cerebro que facilitan posteriormente la lectura. Presta atención a los siguientes consejos:

  • Siempre comienza con un buen examen físico
    por un profesional para descartar anomalías de estructuras físicas; por ejemplo, un audiólogo y un oftalmólogo. A veces es lo más simple y lo que más obviamos.
  • Evaluación psicológica – Esta permite descartar discapacidad intelectual y examinar las destrezas en rezago, ayudando a realizar los referidos a especia- listas en diversas áreas de apoyo como terapeutas ocupacionales y patólogos del habla.
  • Fortalece la estructura del ojo – Provee actividades para rastreo visual, gura, fondo y completar guras. Fortalece la estructura de la mano – Brinda activida- des para destrezas manuales como ensartar objetos y agarres en forma de pinza.
  • Estimula la integración ojo-mano como ensartar objetos pequeños.
  • Promueve la estimulación utilizando varios sentidos de forma simultánea. Dale al niño la oportunidad de que pueda aprender por asociación. Lee y traza la letra con colores brillantes, forma la letra con espuma o plastilina; puedes darles olor a las letras en dificultad y hasta pararte en la letra.

Recordemos que la identificación de dificultades a temprana edad nos brinda la oportunidad de enfocarnos adecuadamente. La prognosis del niño se maximiza y, por consiguiente, se sentirá a gusto con la experiencia escolar. Un menor que tiene logros académicos mantendrá una autoestima saludable. (leer artículo)